La esperanza de un nuevo tratamiento contra el cáncer

La esperanza de un nuevo tratamiento contra el cáncer

Según la información que ha sido revelada, una molécula que se puede encontrar de manera natural en nuestros sistemas inmunes podría ser mortal para las células cancerosas. En la seguridad del laboratorio, los investigadores vieron la reacción de los tumores colorrectales ante la acción de la proteína de unión β-galactósido (βGBP). Com resultado, observaron que dicho compuesto tiene «propiedades supresoras», lo que desencadenó el «suicidio» de las células malignas. Por otra parte, se pudo observar que la proteína aumentaba la «visibilidad» de las células del cáncer, lo que se traduce en una mejor respuesta a nivel autoinmunitario, que puede acarrear a su vez un supuesto ataque anticancerígeno si el cáncer renaciera.

Una de cada dos personas nacidas después de 1960 en el Reino Unido desarrollará cáncer en algún momento de sus vidas, según muestran las estadísticas de Cancer Research UK. A lo largo de muchos años, el tratamiento para el cáncer ha recorrido un largo trecho. La quimioterapia, se ha usado por mucho tiempo al matar las células malignas al tiempo que detiene su reproducción, evitando que los temores se desarrollen y se esparzan por todo el cuerpo humano. Pero esto viene con un alto precio: hay muchos y muy incómodos efectos secundarios adversos, que van desde los vómitos y las fatigas, hasta otros más visibles como la pérdida del cabello. Para colmo de males, no es igual de eefctiva en todos los pacientes ni en todos los tipos de cánceres.

Lo más interesante de βGBP es su cualidad antitumoral, la cual, al ser selectiva, no ataca a las células saludables, de acuerdo al profesor Livio Mallucci. Además, el científico afirma que esta terapia es efectiva contra las células más agresivas del cáncer, así como contra un grupo de otros tipos de cáncer que en la actualidad son resistentes a las terapias convencionales. Es muy importante destacar, según los autores del estudio, que combinando el hecho de que solo las células enfermas son atacadas, junto al estímulo que recibe el sistema inmune, se logra una acción efectiva e inmediata a corto y largo plazo contra el cáncer.

«El desembarco de βGBP a la clínica podría abrir una nueva oportunidad terapéutica que combina de forma segura la destrucción directa de las células cancerosas y la estimulación del sistema inmune contra las recurrencias». Cabe destacar que en elk estudio se usaron las dosis terapéuticamente más bajas que posibiliten o inducen la «apoptosis» o «suicidio celular». Con anterioridad, este tipo de células del cáncer nunca respondieron a las terapias existentes. Luego de 48 horas, con el uso de βGBP, quedó evidenciado por completo la destrucción de las células cancerosas. Esta misma prueba se les realizó a ratones portadores de la enfermedad, cuyo tratamiento no produjo ninguna señal de alarma.

Al ser una proteína que se encuentra de manera natural, no se le conoce propiedades maliciosas a βGBP,a diferencia de otros fármacos. Como aclaman los investigadores, la proteína además de ofrecer una alternativa eficiente en la lucha contra el cáncer, garantiza una inmunidad a largo plazo. En el futuro cercano se harán otros estudios de ensayo clínico para detallar el funcionamiento de la proteína

Leave a Reply

Your email address will not be published.