El significado de la paz

El significado de la paz

Había una vez un rey que gobernaba en un reino donde todos eran felices, aunque todos los reinos vecinos vivían en un estado de guerra constante.

El rey llamó a su consejero.

–¿Por qué nuestro país es el único que está en paz? – preguntó el rey.

–Porque la gente está contenta –replicó el ministro.

-¿Pero por qué la gente está contenta? –insistió el rey.

–Porque todo el mundo disfruta de lo que hace.

“Es peligroso vivir rodeados de guerra”, pensó el rey, todavía preocupado. “Un día, pueden cansarse de pelear entre ellos y terminar atacándonos. ¿Cómo podemos enseñar a nuestros vecinos la importancia de la paz?”.

Un día, cuando el rey estaba sentado contemplando un lago, pasó un barquero y el rey le preguntó:

-¿Tienes alguna idea de cómo podríamos enseñar a nuestros vecinos la importancia de la paz?

-Como todos hablan lenguas diferentes –dijo el barquero–, no sé cómo podrían entendernos.

El barquero tenía razón. Sin embargo, después de haber pasado toda una tarde mirando el lago, el rey tuvo una idea.

Al día siguiente, reunió a toda la población de su reino.

–La persona que cree la mejor pintura acerca de la paz recibirá diez monedas de oro –anunció.

Y los súbditos, entusiasmados, se pusieron manos a la obra.

Para finales de año, todos habían presentado un cuadro sobre la paz, porque todos esperaban ganar el codiciado premio.

Cada uno de ellos había trabajado con el material que mejor conocía,

la bordadora,

la panadera,

el soldado,

el mendigo,

el monje,

la mística,

la mejor alumna de la escuela,

el peor alumno de la escuela.

El palacio quedó inundado de cuadros, y era difícil decidir cuál representaba mejor a la paz.

Finalmente, después de mucho trabajo, el rey convocó a sus súbditos para anunciar el resultado.

–Gracias a todos por su esfuerzo –dijo el rey–. Todo lo que habéis creado es realmente excelente porque ha sido hecho con amor. Son embargo, para dar el premio, he tenido que escoger un único cuadro. Este es el cuadro que ha quedado en segunda posición. Contiene la fuerza de las montañas, la energía del sol, la seguridad del hogar, el confort de la comida, la paz del lago, la sombra del bosque, la alegría de los pájaros, y la inocencia del niño. Es una hermosa pintura y habría ganado a buen seguro el premio si no fuera por esta otra pintura que, creo, representa todavía mejor la paz.

El pueblo quedó horrorizado cuando vio lo que había elegido el rey.

Este es el cuadro que escogió el rey.

–Creo que nuestro rey se ha vuelto loco –dijo una mujer.

–¡No puede pensar seriamente que esa cosa horrible representa la paz! –dijo la panadera.

–Tal vez deberíamos buscar a alguien que entendiera de arte –sugirió el astrólogo real.

–Quizá pensáis que no entiendo nada de arte, o que no sé nada sobre la paz –dijo el rey–. Cuando vi este cuadro por primera vez también me horroricé. Toda la naturaleza parece estar enfurecida, pero si miráis ese árbol azotado por los vientos, veréis, como yo vi, que hay una rama, y en esa rama hay un nido, y en el nido hay un pequeño pájaro, sonriendo porque su madre le ha traído algo de comida. Y para mí, ese es el verdadero significado de la paz. Cuando tu corazón está lleno de alegría, cuando eres capaz de tener una familia y luchar por ella, no importa lo que está ocurriendo a tu alrededor, porque con la paz habrás superado todas las dificultades.

El cuadro viajó a muchos otros reinos y, poco a poco, todos entendieron el mensaje del rey, y la paz llenó sus corazones.

Leave a Reply

Your email address will not be published.