Ayotzinapa: por qué la tortuga representa el caso de la desaparición de los 43 estudiantes de la normal rural en México

Ayotzinapa: por qué la tortuga representa el caso de la desaparición de los 43 estudiantes de la normal rural en México

Una tortuga es el animal que se usa para representar el caso Ayotzinapa, la desaparición hace 5 años de 43 estudiantes en México, que es considerado uno de los más emblemáticos episodios de violación a los derechos humanos en la historia reciente del país.

Ayotzinapa es un vocablo náhuatl que quiere decir “el lugar de las tortugas”.

La Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, donde los estudiantes desaparecidos estudiaban para ser maestros, se construyó en una hacienda que llevaba este nombre, en el municipio de Tixtla, en Guerrero.

Por eso el escudo de esta institución tiene una tortuga. Los equipos de básquetbol o de futbol también se llaman “los tortugos”.

Pero, la tortuga también se ha vuelto un símbolo de la lucha para encontrar a los estudiantes.

Los jóvenes fueron desaparecidos en un principio por policías municipales cuando tomaron autobuses para manifestarse y hasta ahora no se sabe de su paradero. Supuestamente fueron entregados por los policías al grupo criminal Guerreros Unidos.

El anterior gobierno de México aseguró que habían sido quemados en un basurero, pero un Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) enviado por la Comisión Interamericana de Derechos humanos determinó que científicamente esa versión no era posible.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador nombró un nuevo fiscal para el caso, estableció una Comisión para la Verdad y prometió empezar la investigación “desde cero”.

Los familiares de los estudiantes siguen exigiendo justicia para el caso que conmocionó al país y causó una ola de solidaridad en el mundo entero.

“Lenta pero implacable”

“Como la tortuga, la justicia es lenta, pero dura e implacable. Y llegará a Ayotzinapa”, dice a BBC Mundo Vidulfo Rosales, abogado de los padres de los estudiantes.

Así, este animal aparece en las portadas de los distintos informes de las instituciones de derechos humanos y del GIEI, que investigaron el caso.

También, bajo el emblemático antimonumento rojo instalado en la avenida de la Reforma en la Ciudad de México, que dice “+43” hay una escultura de este reptil.

Y “El paso de la tortuga’ es el nombre del documental dirigido por Enrique García y coproducido por Guillermo del Toro y Bertha Navarro.

Eligieron ese nombre “porque significaba seguir el paso de los estudiantes desaparecidos y de las familias en la búsqueda de la justicia”, dice a BBC Mundo el director.

La historia lo marcó mucho porque pudo ver “la lucha imparable de todos los días y todas las noches” de los padres de los estudiantes por saber dónde estaban sus hijos.

Cuenta que su documental siempre quiso “contar la historia de adentro hacia fuera”, es decir, que fueran los sobrevivientes, las familias de los desaparecidos y las personas que había estado muy cerca al caso, quienes hablaran.

Para García Meza, “hay una solidaridad diferente” en los pueblos que en las grandes ciudades.

“En las ciudades nos preocupamos por nosotros mismos. En las comunidades y los pueblos la gente se preocupa por el de al lado”, dice.

“Una normal rural es un símbolo de resistencia. Los estudiantes, con promedio de 20 años de edad, practican lo que hablan y se resisten a que sus centros de estudio desaparezcan. Y no lo hacen por ellos mismos, sino por que sigan estudiando ahí nuevas generaciones de maestros que educarán al campo”, dice.

Hay muchas historias de los estudiantes que se quedaron en su memoria, pero recuerda especialmente la de Bernardo, a quien conocen como “el Verde” porque siempre usa una camiseta, unos calcetines, o alguna prenda de este color.

En la normal, por lo general diez estudiantes comparten una habitación. En la habitación de “Verde” todos desaparecieron, menos él.

“No se quería ir de la escuela hasta que sus compañeros regresaran. Y no quería volver a dormir en ese cuarto porque allí los soñaba, los pensaba, los veía“, cuenta García Meza.

El abogado de los familiares, explica que la Normal Rural de Ayotzinapa, es una escuela crítica y solidaria.

“Esta escuela ayudó a consolidar la lucha. En los momentos más críticos, cuando campesinos y amas de casa, que estaban sobrepasados por el dolor y no sabían como exigir justicia, fue la escuela la que al principio alzó la voz para arroparlos. No los dejaron solos“, cuenta el abogado Rosales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.