ELLOS LAS PREFIEREN… ¿MENOS EXITOSAS?

ELLOS LAS PREFIEREN… ¿MENOS EXITOSAS?

exitoAunque al hombre le atrae el hecho de estar ante una mujer más inteligente que él, de la idea a la práctica hay un gran trecho, y puede sentir que está en competencia con su pareja.

Seguramente recuerdas el episodio de Sex and the City en el que Miranda Hobbes (Cynthia Nixon), una exitosa abogada acostumbrada a usar su afilado intelecto para aplanar a sus oponentes en la corte, le hizo creer a un hombre que era aeromoza para que él la invitara a cenar. Cuando sus amigas le preguntaron por qué lo hizo, la respuesta de Miranda las dejó paralizadas: “Porque cuando digo que soy abogada, ningún hombre me invita a salir, pero cuando digo que soy aeromoza, enseguida consigo una cita para ir a cenar”.
Moraleja: cuando Miranda “apagó” sus luces y escondió sus logros profesionales, recibió la recompensa que ansiaba, que era la atención masculina.
Aunque te resulte difícil de creer, en pleno siglo XXI tres estudios recientes acaban de validar su teoría. Estos fueron llevados a cabo por los investigadores de la Universidad de Buffalo, Nueva York; la Universidad Luterana de California y la Universidad de Texas, en Austin. El resultado reveló que aunque a los hombres les atrae la idea de estar con una mujer más inteligente que ellos… de la idea a la práctica hay un gran trecho.
DINOSAURIOS MODERNOS
Si esto te sorprende, te tenemos otra sorpresa: los hombres que participaron en los estudios no son machistas del siglo pasado, sino universitarios modernos que, al menos de palabra, apoyan la igualdad del hombre y la mujer.
El estudio se dividió en dos partes. En la primera se les pidió a los participantes que expresaran la clase de mujer que preferían tener de pareja romántica: una más inteligente que ellos u otra menos dotada intelectualmente. La mayoría de los hombres (un 86 por ciento) no mostró complejo alguno y seleccionó a la que los superaba en inteligencia. Qué bien por ellos, ¿no es cierto?
Pero no celebres sus respuestas todavía.
Y es que la segunda parte del estudio mostró algo muy diferente. Cuando estos mismos hombres se enfrentaron a mujeres de la vida real que, de acuerdo con lo que les dijeron los investigadores, los superaron en pruebas de inteligencia, su interés romántico se desinfló como un globo después de un alfilerazo.
Entonces las describieron como “menos atractivas” y, en general, mostraron menos interés en intercambiar información personal o en planificar una cita para salir con ellas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.